Posted on: 6 de mayo de 2021 Posted by: archivonyc Comments: 0
Según @onumujeres desde que comenzó la pandemia, los datos e informes revelan que se ha intensificado todo tipo de violencia contra las mujeres y las niñas, eso queda de manifiesto con el aumento explosivo que tuvieron este tipo de denuncias, en nuestro país, durante el año 2020.
Es en este contexto que @Contraloriacl auditó a @SernamEGChile, dirigido en ese entonces por @carolinaplaza23 (exUDI), revelando que entre marzo y agosto de 2020 hubo 53 hechos graves de violencia de género donde, en 50 de ellos, el Servicio no les brindó apoyo y orientación.
Se detalla que hay una falta de coordinación con @CarabdeChile y que no existe un procedimiento acorde en tiempos de pandemia, para que una mujer que sufre de violencia, salga de su domicilio en toque de queda y pueda efectuar una denuncia o pedir ayuda, sin ser detenida.
Se concluyó que el fono 1455 no cumplió su función, ya que no hubo derivación y acreditación de las denuncias, además de existir demoras en el seguimiento de las llamadas graves y vitales. Y se detectó la inexistencia del control de las denuncias informadas por @CarabdeChile.
Con respecto a la iniciativa “Mascarilla 19”, se detectaron falencias en su protocolo de ayuda, demora en el contacto con la mujer víctima de violencia, además de acreditarse una cobertura de sólo el 53% a nivel nacional, evidenciando la falta de difusión de la iniciativa.
@Contraloriacl halló inconsistencias en la cantidad de mensajes recibidos, en lo referente a la implementación y atención por Whatsapp. No hay certeza en la cantidad de los mensajes recibidos, además de deficiencias en el servicio, las que no fueron reportadas ni subsanadas.
También se pudo determinar incumplimientos en las orientaciones técnicas de las Casas de Acogida (CDA) y Centros de la Mujer (CDM), en lo relativo a la falta de información de las atenciones psico-socio-jurídicas realizadas por el personal de los centros.
El @SernamEGChile, además, no lleva registro de las atenciones brindadas a las usuarias de CDA y CDM, por lo que no se tiene información fidedigna para determinar si se está cumpliendo con la cantidad de atenciones acordadas en la planificación.
Pero no solo problemas en el apoyo a mujeres víctimas de violencia detectó la auditoría, también se comprobó que existen deficiencias en las condiciones de las CDA, relacionadas a Covid-19: falta de control sanitario, higiene preventiva y ausencia de elementos de aseo personal.
Para Priscila González, integrante de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, la auditoria de @contraloriacl: “Viene a formalizar lo que hemos denunciado previamente, aquí se han estado haciendo mal las cosas y esas consecuencias son gravísimas para las mujeres”.
La integrante de @MujeresRed añade que “lo que nos parece grave es la falta de medidas de coordinación concretas con @CarabdeChile, sabemos que a ellos no les interesa la vida de las mujeres porque hay mucha desidia en su actuar”.
A partir de un estudio exploratorio realizado por la misma institución, González afirma que la auditoría evidencia “algo que es recurrente en @CarabdeChile y que es institucional y estructural, es por eso que hemos dicho que la policía necesita una refundación completa”.